Anuncios

Si fumas, este antioxidante es veneno para ti…

Nos es ninguna novedad que el fumar acelera el proceso de envejecimiento de una forma espectacular.

Son innumerables los tóxicos en en tabaco, que asfixian nuestras células,  reducen nuestros niveles de vitamina C y dejan totalmente “apaleado” nuestro sistema defensivo.

En pocas palabras: son “mil billones de radicales libres por calada” 

sunshinehappyveggies_tabaco

Por otro lado, cada día se están publicando más y más estudios abalando los increíbles efectos de los antioxidantes en nuestro organismo. Cómo estas inofensivas moléculas de las frutas y verduras nos ayudan a mantenernos sanos, defendernos de los radicales libres y a prevenir múltiples enfermedades.

De hecho, uno de los más reconocidos: el Beta-caroteno, ha demostrado ejercer efectos positivos tanto en nuestra piel como internamente: controlando los niveles del colesterol y siendo un activo en la prevención de enfermedades tanto coronarias como varios tipos de cáncer.

Siendo así, sería lógico pensar que una persona fumadora, expuesta como está a una barbaridad de radicales libres a diario, lo siguiente que debería hacer al salir del estanco, sería pasarse por una farmacia o herbolario y comprarse una cajetilla de suplementos antioxidantes:

– “Me llevaré una de Beta-caroteno que me han dicho que va muy bien para la piel”…

Una actitud nada criticable, por cierto. Pues ya que no se ve con fuerzas para dejar este hábito terrible, ¡por lo menos intenta reducir sus efectos negativos!

Ojalá todo fuera tan sencillo…

Como ex-fumadora (durante más de media vida..mal me duela recordarlo) lo primero que debo decir, y no va a ser ninguna novedad tampoco, es que: “Si fumas, lo mejor que puedes hacer por ti, es dejarlo” 

No será la primera ni la última vez que lo escuches. Y definitivamente, resulta más fácil decirlo que hacerlo. Lo sé.. pero espero que comprendas que era de “mención obligatoria”

Por otro lado, haciendo ya referencia a los antioxidantes, recordar que:

“Todo aquello beneficioso para nosotros que extraemos de la naturaleza (por ejemplo: en forma de extracto para suplementos) si no es usado correctamente, no solo puede dejar de ser beneficioso, sino que puede llegar a producir el efecto contrario al deseado” 

y el Beta-caroteno es un claro ejemplo de ello. 

La naturaleza es muy sabia. Nosotros andamos descubriendo cada día nuevos antioxidantes, fitoquímicos y todos sus efectos, pero la naturaleza lo tiene todo bien estudiado ya.

Cada alimento que tratamos de “encasillar” como fuente de algún nutriente específico, en realidad siempre contiene muchos de ellos, combinados a la perfección para que quien se lo coma obtenga su aprovechamiento al máximo.

Los antioxidantes funcionan en sinergia. En complejas combinaciones: algunos antioxidantes pueden potenciar el efecto de otros y al contrario, en otros casos pueden llegar a ser limitantes.

Todo tiene su razón de ser.

Y aunque en la mayoría de casos es cierto que resultan inofensivos, en temas de salud y sobre todo cuando hablamos de medicamentos o complementos, lo mejor es no generalizar y que un experto estudie las necesidades personales de cada uno.

En mi humilde opinión, “la venta sin control ni mesura de suplementos es un error“.

Véase un ejemplo de lo anteriormente expuesto:

” Los resultados de los ensayos de intervención recientes indicaron que el betacaroteno suplementario aumenta la incidencia de cáncer de pulmón y la mortalidad entre los fumadores” 

El motivo es que, al parecer, algunas sustancias contenidas en el tabaco oxidan el betacaroteno que, cuando suplementado en “solitario”, se convierte en más veneno añadido a los tejidos en los que entra en contacto de nuestro organismo. Pasa de ser un “soldado aliado” en la defensa contra el daño oxidativo a ser un elemento dañino más sumado al “ejército atacante”.

Si este mismo betacaroteno se hubiera suplementado junto a otros antioxidantes tales como la vitamina C y E, por ejemplo, en el momento de sufrir la oxidación, éstos hubieran podido salir al contra-ataque y de este modo minimizar un poco los daños.

Como vemos, este sería un caso claro en el que un antioxidante mal suplementado no solo no tiene los efectos positivos esperados, sino que resulta perjudicial para nuestra salud.

(+Info: XXX)

Alimentación y Nutrición

Eli Rodríguez View All →

¡Hola! Soy Elizabeth Rodríguez, Terapeuta Nutricional, Dietista y apasionada de la Epigenética.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: